sábado, 14 de julio de 2012

El torturador favorito del progresismo



El oficial Salomón Wasserman fue felicitado por el presidente Perón el día que torturó a Cipriano Reyes en 1948. Un informe de esa época, firmado por el diputado Arturo Illia, afirma: "El gobierno premia a delincuentes torturadores". La frase tiene vigencia. El torturador Roberto Pettinato es el ídolo condecorado por Néstor KirchnerCristina FernándezDaniel ScioliRaúl Zaffaroni y Julio Alaken presencia de la señora Estela Carlotto




En tiempos de Perón, Pettinato fue el culpable directo de los brutales tormentos contra la militante laborista Lidia Riquelme y contra las madres obreras Josefa Oliver de Pupitti y Rosa Silvero de Benavet, vejadas moral y físicamente, enchalecadas, amordazadas y encerradas en el hospital psiquiátrico, falseando su estado de salud. 



Pettinato también abusó de las familiares de los presos y escapó del país contando con 21 propiedades y dos millones de pesos, habiendo robado dinero a sus propios empleados, y hecho trabajar a sus reclusos para construir costosos muebles a funcionarios del régimen, como el ministro Natalio Carbajal Palacios. Con plata de sus empleados, Pettinato obsequió a funcionarios como Antonio Cafiero y Raúl Apold, según el diario El Mundo



Su régimen de terror penal fue descripto por el socialista, Carlos Sánchez Viamonte, una de sus víctimas, como un "atentado a la dignidad humana", donde a muchos jóvenes "se les había aplicado la picana eléctrica con habilidad y ensañamiento por el sádico placer de verlos sufrir", como Ángel Rodríguez y Vicente Centurión.



"Son de orden común los delitos de Pettinato", tituló el diario Clarín. La Liga Argentina por los Derechos del Hombre incluyó a Pettinato en sus listas de torturadores divulgadas en 1955. Hoy es el verdugo favorito del progresismo, presentado como ejemplo en los centros de estudio. "En forma dolosa Pettinato reúne una fortuna", tituló El Mundo.       



El doctor Santiago Nudelman describió a los pabellones VI  y VII de la penitenciaría como "verdaderos campos de concentración", aunque la propaganda del gobierno dijera otra cosa. Cipriano Reyes demolió la publicidad de Pettinato: "¡Eran todas mentiras! Quisiera que todos los ciudadanos y ciudadanas argentinas hubieran escuchado gritar a los presos que apaleaban en el sótano, por las faltas más leves. Obligaban a los penados a tener retratos de Perón y Eva Perón.




Continúa Reyes: "Al pabellón de 'disciplina atenuada' iban los delatores y aquéllos cuyas hermanas o esposas accedían a la humillación de hacer determinados 'trámites' en la dirección general. Todo en el régimen carcelario peronista tendía a destruir la personalidad humana. La violencia de los celadores exigía autómatas capaces de soportarla". Pettinato estaba ligado a policías torturadores como el comisario Miguel Gamboa, a quien también hizo regalos. 





En la cárcel de mujeres, formó grupos de choque para golpear a víctimas como Leonor Martínez. Su éxito publicitario coincidió con el cierre de más de 140 diarios en todo el país. Uno de los últimos periodistas que vivió el peronismo, Rodolfo Pandolfi, definió el premio de Kirchner a Pettinato como una "macabra ceremonia de beatificación". El doctor Hipólito Solari Yrigoyen, víctima del terrorismo de Estado, tomó nota del caso.



"El Estado Nacional Argentino recuerda a una figura prominente, Roberto Pettinato, que debe ser tomado como ejemplo", afirmó Néstor Kirchner, Presidente de la Nación, en 2005. Por su parte, el informe de Juan Ovidio Zavala (un ex detenido torturado en 1951 y testigo de las cárceles de Perón) describió en 1955 el injustificable patrimonio del ex director penal del peronismo.


Afirmaron Zavala y su gente: "Entre los bienes de Pettinato inventariados hasta ahora, figuran los siguientes lotes de terrenos y casas: 6 lotes en la provincia de Córdoba, sin valuación; 8 en Ezeiza, sin valuación; 5, en Mar del Plata, por 270.000 pesos; 2 lotes en Haedo, sin valuación; lote y casa, en Marcos Paz, sin valuación. Lote y casa en Miguelette Nº 2561, de esta capital, por 1.000.000 de pesos; departamento en propiedad horizontal, Pichincha Nº 66, de esta capital, por 40.000 pesos." 




Continúa el informe: "Asimismo, figuran un automóvil Fiat, 100.000 pesos y un “jeep” Willys, 40.000 pesos. Como inversiones de capital figura la suma de 84.000 pesos en la firma Spivak, Coggiola y Cia., de la que es socio su pariente Antonio Cianciarullo quien, además, figura como ‘prestanombre’ en declaraciones juradas presentadas por Pettinato ante la dirección general impositiva.” 



Registrado con derechos de autor.



       Detrás del relato