Buscar en Cuentos peronistas...

viernes, 14 de junio de 2013

El tren de Perón

Cuando inauguraron los ferrocarriles, los milicos lo fajaron a Juan Clidas, capo de la murga los Martilleros. Ese día el obrero Juan llevó el bombo de Berisso a la estación Retiro, pero al ministro Juan Pistarini no le gustó la comparsa y les mandó una “leñada” policial. Los trenes quedaban en manos argentinas. En realidad, ya no eran un negocio para los ingleses. Poco después daban déficit, como lo reconoció Perón. Santiago Nudelman denunció que con el doble de ferroviarios la jornada de trabajo era la misma. El negro Carlitos Necochea, maquinista, fue torturado una y otra vez durante la huelga de 1951. 


La obrera Blanca Emina Olivera  fue alojada en la cárcel de mujeres con su beba, sin derecho a sol ni comida adecuada. Afirmó Nudelman que por entonces estaban “semidestruidas las vías, envejecido el material, desmejorados y encarecidos los servicios”. Describió el “despanzurramiento” de las vías férreas. En 1953 la reparación de un vagón costaba veinte veces más que en 1943. En el sur y en el oeste de Buenos Aires había más empleados y menos servicios. Perón bautizó a los trenes nacionales como los nombres de Roca, Sarmiento y Mitre. Una empresa de Holanda le vendió al país unos trenes que nunca funcionaron: la misma firma, según Nudelman, le regaló un tren confortable al Presidente. "La corrupción mata", dice hoy Pino Solanas, quien reivindica a Perón.

domingo, 2 de junio de 2013

Cipriano Reyes, el primero en denunciar a Perón

La Sección Robos y Hurtos de este espacio, que suelen poblar progresistas como Marcelo Larraquy, suma aportes castrenses. La Revista Soldados Digital publicó un artículo firmado por Lauro S. Noro, Cipriano Reyes, un luchador, que es un completo y acostumbrado hurto del artículo Cipriano Reyes, el primero en denunciar a Perón, publicado en 2006 por el responsable de este sitio, muchas veces tomado por asalto. Una veloz ojeada permite notar el acto de piratería. Cuentos peronistas celebra que la institución castrense se interese por la historia, pero no el saqueo.