Buscar en Cuentos peronistas...

lunes, 30 de septiembre de 2013

Apold y la izquierda pituca

"La Argentina tuvo hace más de medio siglo un servicio penitenciario modelo para todo el mundo en la época que lo dirigía Roberto Pettinatto, el padre del animador homónimo, y eso fue destruido a partir de 1955 y el destrato que comenzó en las cárceles con las personas privadas de su libertad se replicó luego al resto de la sociedad", declaró Horacio Verbitsky, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales, en 2008. 




La propaganda del gobierno de Perón (1946-1955) hablaba de justicialismo e humanismo en las cárceles. Las denuncias de los grupos humanitarios decían otra cosa en 1954 (ver imágenes). A su vez, en 1955, los presos peronistas elogiaron al régimen penal de Aramburu ante la prensa. “Quisiera aclararles que el régimen aquí es bastante bueno, todo lo bueno que uno puede apreciar cuando está entre rejas…pero me gustaría que nos dejaran leer los diarios, a lo mejor se ocupan de mí…” declaró John William Cooke, ex diputado peronista.




“Digan que Juan Ovidio Zavala (director carcelario en 1955) es el hombre más bueno del mundo. Es un santo", expresó el comisario Juan Simón Etchart (autor de las torturas contra el mismo Zavala en 1951). “He aumentado de peso. Lo menos cinco kilos. No tengo ningún motivo de queja para el trato que me dan y creo que a todos les pasa igual”, afirmó Hugo del Carril, artista popular. El cuento de la izquierda pituca*, disfrazada de peronista, se parece a la propaganda de Raúl Apold, amigo de Evita y de Roberto Pettinato. Está todo dicho.


Ver Cooke en la cárcel

       El verdugo favorito del progresismo

       El inventor del peronismo (por Silvia Mercado).

*Rodolfo Pandolfi usaba la frase para el peronismo de café o la izquierda que nunca trabajó.