miércoles, 30 de octubre de 2013

Alfarería

gohete.edu.ar
Una parte argentina no negocia el derecho a pelear con la policía, a tomar lugares, a disfrutar mensajes fascistas o a revindicar algunos crímenes. Agredir al Uruguay está en la lista. La Argentina protesta como pocos, pero no desarrolló el derecho a ir a trabajar como la gente. En tiempos de Frondizi, se libró una batalla del petróleo y una batalla del transporte. El presidente desarrollista (1958-1962) creía cambiar las reglas de juego, pero casi lo matan. El doctor Illia, su amigo, se puso en contra.

Gente de su misma idea, afirma que el país es la pobreza y la desgracia del transporte, pero no en primer lugar. Otro grabado persiste, de Rafaela a Villa María, de Oberá a San Rafael, Chacabuco, Junín o Pergamino. Una ciudad que admiró José Martí, un programa de educación, una reforma universitaria, la inmigración y el sindicalismo, un nobel anarquista o el juicio a los militares, no están detrás de la corrupción. Para René Balestra, la constitución fue un trabajo de alfarería. Ver El tren de Perón

Carlos Necochea, del gremio La Fraternidad, torturado
 durante la huelga ferroviaria de 1951. Héroe 
anónimo del movimiento obrero.