miércoles, 2 de julio de 2014

Abusos del poder


Es sabido que en la Argentina se discute sobre cosas probadas. En un nuevo aniversario del general Perón, se insiste en que lo "acusaron de todo". Respecto a la corrupción y a las denuncias de estupro, que hoy ventilan quienes gobiernan el país, no son misterios. Hay muchas cosas en el peronismo que solo existieron en la imaginación o en el mito, pero no es el caso de las joyas halladas en Olivos o de la relación del ex presidente con la entonces estudiante secundaria Nelly Rivas, de la que estaban al tanto el vallet cocinero Calogero Romano y otros habitués, como Héctor Cámpora y el ministro Mendez San Martín. El ex detenido Juan Ovidio Zavala, torturado por el régimen de Perón, asumió la defensa legal de Nelly cuando el líder justicialista escapó del país. La vida de Nelly quedó en buena medida arruinada como resultado de su fortuita presencia en Olivos y la relación con un hombre que la invitaba a ver boxeo. La revolución libertadora fue implacable con la joven víctima, a quien el ex mandatario le había regalado 400 mil pesos y muchos objetos de oro. Pero el general Perón volvió a ser presidente de la Nación, aliado a la oligarquía católica que decía repudiarlo. Se dirá que aquél fue un abuso más, pero casi destruyó una vida. La gente de los derechos humanos algo tendría para decir al respecto.*

*Testimonios Juan Ovidio Zavala.