jueves, 31 de julio de 2014

El programa del coronel


Se ha dicho que la izquierda criolla, sin masa obrera en 1945, sobre actuó tardíamente su simpatía por el alboroto social. Muchas minorías adulan de un modo u otro al peronismo, con cierto papismo mayor al del papa. El comunismo denunciaba al naziperonismo al principio, pero luego exaltó a sus herederos, con el mismo celo militante. Las cartas estaban dadas de modo bastante diferente durante la segunda guerra mundial. El comunismo se alió al nacionalsocialismo en 1939, mientras Perón estaba por Europa. 



Cuando Hitler rompió el acuerdo, los seguidores de Stalin se convirtieron en furiosos enemigos del nazismo, al que percibían en la Argentina. Luego de 1955, serían con entusiasmo denunciantes de los gorilas adversarios de Perón, buscando entrar al movimiento. Se olvidarían viejos desencuentros. Pero quedaron registros. La gente de izquierda atestiguó el inicio de la inflación en el país, y lo fechó antes del fin de la guerra, en plena era de las vacas gordas. Según ellos, el programa era suba de precios y represión.