Buscar en Cuentos peronistas...

sábado, 22 de noviembre de 2014

Los olvidados


Había necesidades, dolores y pobreza. La propaganda habitual de un régimen contrasta con los testimonios de los más perseguidos. En 1955 Cipriano Reyes reclamaba viviendas dignas, un publicitado logro peronista: "Así surió ese inmenso Gran Buenos Aires que une a la ciudad con Florencio Varela y Ensenada, con Tigre, con Moreno, con Matanza. Ahí están viviendo varios millones de trabajadores. ¿Cuántos son los trabajadores del Gran Buenos Aires que no tienen viviendas más o menos dignas? No hablemos de grandes comodidades, sino de esas comodidades esenciales que hacen que los hijos puedan nacer y crecer sanos? He recorrido varias barriadas formadas alrededor de grandes fábricas y como un contraste trágico aparecen al lado de esas fábricas los pobres rancheríos que el viajero veía en el interior del país... Han sido incorporados a las industrias, pero siguen viviendo como los peones de la peor estancia. Les falta agua, higiene, electricidad, y nada pueden sorprenderse si los hijos se mueren a los pocos meses de nacer o crecen enfermizos. Ha llegado la hora de poner remedio a este gran problema. Hay que edificar grandes barrios con los fondos mal habidos de los funcionarios... Ese es el deseo de los laboristas."*


*Fragmento de El Laborismo, línea Reyes, por Ariel Kocik, capítulo 3 del libro Laborismo (Ed. Capital intelectual) Senén González-Juan Carlos Torre.