domingo, 9 de agosto de 2015

Censura progre


En el portal de Felipe Pigna me censuraron un comentario sobre su artículo "La Noche y las Luces" (Pigna-Seoane), referido a la "noche de los bastones largos" de 1966. Lo único que dije fue que Pigna cometió graves errores como afirmar que los principios de la Reforma de 1918 estuvieron vigentes en la universidad por más de 40 años hasta 1966. La verdad es que en el ciclo 1943-1955 se conculcó la autonomía universitaria, se persiguió a los centros de estudiantes reformistas, se expulsó a cientos de buenos profesores, se encarceló y se asesinó a estudiantes (como Jorge Bakmas y Julio Rivello Basualdo), se torturó a muchos de ellos (como Juan Ovidio Zavala) y se impuso el certificado policial de buena conducta para poder estudiar. Tal ocultamiento de la verdad es significativo en quienes exaltan al "glorioso movimiento estudiantil", negando parte importante de su historia.