jueves, 7 de enero de 2016

Combatiendo el trabajo



En épocas de Perón, hubo cerca de un millón ochocientas mil personas incorporadas a la actividad. Sin embargo, un millón fueron a empleo público, improductivo, donde se pagaba la lealtad al régimen.* 


Juan Ovidio Zavala pensaba que esto era desocupación disimulada. Lo pagaba el pueblo con la inflación, creía Arturo Frondizi. El gobierno desarrollista de 1958 debió enfrentar la ausencia de producción y trabajo genuinos: el peronismo lo combatió.


Hasta hoy creemos que el justicialismo industrializó el país y le dio pleno empleo. Y que el kirchnerismo hizo algo parecido, salvándonos del imperio. En realidad, ambos dejaron desempleo disimulado y alta pobreza, para que otro lo enfrente. El paisaje es similar en muchos aspectos.

*Estudio de Nestor Grancelli Cha. / Más importante que ser idóneo, era ser oficialista, según quedó reglamentado.